¡No existe revolución tecnológica sin tecnología!

Actualizado: nov 6



La clave para entrar de manera adecuada a la transformación digital es aportar valor al cliente poniéndolo en el centro de la cadena productiva, impulsar la automatización con procesos inteligentes, y la adopción de nuevos modelos de negocio exponenciales. Esta transformación será uno de los procesos que más dará de qué hablar en el presente y futuro de la actividad productiva en todos sus ámbitos.


La robotización y la inteligencia artificial representan el foco principal de investigación en cuanto a cómo la tecnología ha afectado y afectará todos los órdenes de la vida, ya sea cultural, político, social, económico, y comunicativo. La tecnología cotidiana ha ido variando el paisaje de una forma veloz. Este cambio tecnológico registra un concepto fundamental: la innovación exponencial, donde la computación es la protagonista que lo está conduciendo todo.


Somos creyentes de que la tecnología no va a pedir permiso, se va a instalar, y los humanos serán quienes vivan toda su evolución, lo que traerá una de las revoluciones industriales más impactantes en la vida de todos. Esto podrá ser visto como una crisis, o mucho mejor, habrá quienes logren transformarlo en una oportunidad.


Muchos queremos tener empresas capaces de resolver un problema en dos segundos, pero eso no es factible, a no ser que se trate de Ferrari. En nuestros entornos todos tenemos procesos que parecen no ser relevantes, pero no lo sabemos con seguridad por falta de tecnología. Han sido muchas las empresas que han desestimado la opción de estar preparadas para los cambios sociales y tecnológicos, principalmente por la sensación de que la tecnología viene a ocupar espacios que antes estaban destinados a trabajadores (aunque esto no sea así del todo).


Si hablamos de adaptarnos a la tecnología y sus avances, la pandemia bajo la cual vivimos actualmente rescató el concepto de economía de bajo contacto, la cual pensamos seguirá presente y formará parte de la nueva normalidad. Si alguna empresa decide no unirse a los cambios, dentro de un tiempo notará las consecuencias. La experiencia de estos meses nos enseña a las personas y organizaciones que debemos ser flexibles.


Lo importante para adaptarnos no va a ser tener una estrategia digital, sino entender que todo va a seguir cambiando. Es por ello que proponemos a las personas encargadas de tomar decisiones cuestionarse con respecto a temas como la tecnología blockchain, la robotización, la transformación de datos en información, la automatización, la inteligencia predictiva y cognitiva, los asistentes virtuales, smart city y los servicios en la nube. Hay que enfrentar el desafío que tenemos en frente, y para esto será necesario unirnos a la transformación digital.


La nueva normalidad se va a ir instalando como concepto en el mundo, por ello queremos decirte que es momento de hacer lo que tienes propuesto para el futuro. Toma en cuenta los cambios y los avances tecnológicos, puedes tomar espacios para realizar mejoras, y revisar cada dos meses el plan de despliegue y ejecución.


No temas a las crisis ni a los cambios. ¡Actúa!

21 vistas

© 2020 by ASP Consulting         privacidad